La historia de Consuelo

A la largo de la historia de Fundación Nuestros Hijos cientos de niños, niñas y adolescentes con cáncer, provenientes de distintas ciudades del país, han pasado por nuestra Casa de Acogida, para cada uno de ellos su paso por este casa representa una historia imborrable de sus vidas, como la historia de Consuelo Reyes que ahora les contamos.

Consuelo, tiene 14 años y vive en Rancagua. Cuando tenía 10 años comenzó a sentir fuertes dolores en sus caderas que apenas le permitían caminar. Su madre, Anyelic, la llevó al Hospital Regional de Rancagua, desde el cual la derivaron al Hospital Exequiel González Cortés, donde, el 21 de Septiembre de 2016, fue diagnosticada con leucemia linfoblástica aguda.

Junto a su madre tuvo que trasladarse a vivir a nuestra Casa de Acogida donde ambas recibieron apoyo integral. Mientras, Consuelo comenzó un largo tratamiento con quimioterapia en el hospital. También estuvo en nuestro colegio hospitalario en el mismo Exequiel González donde continuó estudios e hizo grandes amigos.

Pese a los temores iniciales, la “Consu” -como la recuerdan todos- jamás perdió esa hermosa sonrisa que a ella la define como una niña alegre que nació para ser feliz y hacer sonreír a los demás.

Mucha gratitud

Junto a su madre Anyelic están muy agradecidas de todo el apoyo que recibieron tanto del equipo de salud del hospital, como también del equipo social de la Fundación; de las voluntarias; de las “tías” -como ella prefiere decirles a nuestras encargadas de Casa de Acogida-, de las profesoras de nuestro colegio; y de toda la red de apoyo que extendió sus brazos para que Consuelo pudiera recuperarse y volver a su casa en Rancagua donde ahora está en seguimiento.

Sus sueños son conocer  Disney World y llegar a ser una profesional de la salud para ayudar a otros niños y niñas con cáncer, para que como ella, puedan crecer y ver el futuro con esperanza.

Revisa aquí el testimonio de Consuelo:

Súmate tú también. Todos sumamos.