La Historia de Pía Calderón

Historias como la de Pía Calderón, una bebé de 4 meses que superó un crítico diagnóstico, nos inspiran a seguir apoyando a los niños, niñas y adolescentes con cáncer de Chile, para que independientemente de donde ellos vivan y cuál sea la condición socioeconómica de sus padres, reciban todos los tratamientos y el apoyo que necesitan para enfrentar la enfermedad con igualdad de oportunidades y ver su futuro con más esperanza.

Pía era sólo una bebé de 4 meses cuando fue diagnosticada con un neuroblastoma en etapa 4. Entre gallos y medianoche, sus padres tuvieron que dejar el apacible y bello pueblo de Mostazal (Región de O’Higgins) para irse a Santiago en búsqueda de tratamiento. No tenían donde estar en la ciudad, pero en el Hospital Exequiel González Cortés una de nuestras voluntarias les comentó sobre nuestra Casa de Acogida, y así Pía, Marianela y Cristian conocieron Fundación Nuestros Hijos.

«Recuerdo que fue una casa muy acogdeora, fue muy bonito vivir ahí, algo inolvidable, porque nos hicieron sentir como en nuestra casa», dice Marianela Wielma, madre de Pía.

Al principio, fue estresante y complejo, eran padres jóvenes, y Pía era su primera hija. Pero aquí encontraron el apoyo, la contención y las fuerzas para seguir adelante con optimismo.

«Yo no sabía qué era oncológico, después descubrí que era cáncer, y para mí era sinónimo de muerte, pero estaba equivocado, porque no es así, y por eso fue tan importante la Fundación Nuestros Hijos porque ellos nos apoyaron, nos explicaron y nos dieron la fuerza para ver las cosas de una manera distinta y con más optimismo», explicó Cristian Calderón, padre de Pía.

Gracias a los cuidados del equipo de salud y de toda la red de apoyo, Pía pudo recuperarse y regresar a su natal Mostazal, donde hoy vive junto a su familia. Ya tiene 16 años, estudia en el Liceo Óscar Castro de Rancagua y es una joven muy alegre y amante de la naturaleza. Además, le encanta bailar, grabar videos en tic toc, y apoyar a sus amigas en problemas. «Mi sueño es que Pía sea feliz, lo que ella quiera ser, y por mi parte, tenerla», añade emocionado Cristian.

El sueño de Pía es ser psicóloga infantil para ayudar a otros niños y niñas a enfrentar y superar sus temores y los desafíos que la vida les pone en su camino.

«Creo que siempre hay que tener mentalidad positiva, a veces las cosas no salen como uno quiere, pero al tener fe y energia positiva, y que también te las transmitan las personas que están a tu alrededor, te apoya mucho, y te sube mucho el espíritu», señala Pía.

En este mes que conmemoramos el Día Internacional del Cáncer Infantil, con el objetivo común de mejorar la sobrevida en todos los países, destacamos historias de sobrevivientes como la de Pía, cuyas manos forman parte del Árbol de la Vida.

Todos podemos ayudar para que más niños, niñas y adolescentes con cáncer en Chile puedan enfrentar la enfermedad en igualdad de oportunidades y ver su futuro con más esperanza.

Puedes ver el video reportaje completo de Pía aquí:

Ingresa a www.fnh.cl o a www.todossumamos.cl y hazte socio.

#entusmanos🙏🏼
#cancerinfantil
#TodosSumamos
#fnh
#fundaciónnuestroshijos
#CancerInfantil