Nuevo libro gratuito de recetas saludables para personas con cáncer

La Clínica de la Universidad de los Ándes y Pfizer lanzaron “Sumando Sabor”, un libro que recopila 35 recetas originales que entregan una pauta de alimentación nutritiva y balanceada que apoyan el tratamiento contra el cáncer, aportan a mejorar la calidad de vida y la convivencia familiar. Descárgalo Aquí

Mantener una buena alimentación durante el tratamiento de cáncer es clave para que éste tenga una mejor adherencia y así, mejores resultados en la sobrevida de los pacientes.

En Fundación Nuestros Hijos estamos completamente alineados con esta visión y como parte de los servicios entregados a las familias; a los niños, niñas y adolescentes con cáncer, contamos con el apoyo nutricional de especialistas en nuestra Casa de Acogida y también, entregamos complementos nutricionales a todos los pacientes oncológicos requeridos por la red de Hospitales PINDA.

Sumando Sabor

Con este libro se busca abordar los diversos factores que pueden llevar a un deterioro nutricional derivados de la misma enfermedad, sus tratamientos y los propios del paciente.

Descárgalo Aquí

¿Por qué cuidar la alimentación?

De acuerdo a los autores, los factores asociados al cáncer se encuentran que “los tumores tienen la capacidad de liberar, al torrente sanguíneo, una serie de sustancias que llevan a perder peso (caquexia) y disminuir el apetito (anorexia).

Además, específicamente los tumores de cabeza y cuello o los del tubo digestivo, pueden impedir parcial o totalmente el paso de los alimentos, produciendo saciedad precoz, dolor al tragar (odinofagia), dificultad para tragar (disfagia), vómitos o mala absorción de los nutrientes. Del mismo modo, los tratamientos utilizados para tratar la enfermedad, como la quimioterapia y la radioterapia, pueden producir efectos secundarios que comprometen la ingesta y/o absorción de alimentos. Los síntomas más frecuentes entre los pacientes son: sequedad de la boca (xerostomía), heridas a lo largo del tubo digestivo (mucositis), vómitos, diarrea y cambios en

el sabor de los alimentos (disgeusia). Entre los factores propios del paciente se encuentran las variables físicas y psicológicas, como el dolor intenso, molestias generalizadas, desánimo o depresión, que impiden consumir los alimentos en las cantidades requeridas, lo que contribuye a que el paciente se debilite progresivamente y afecte su estado de salud general”.