Seminario de Reinserción Escolar 2017

Por segundo año consecutivo los colegios hospitalarios de Fundación Nuestros Hijos realizaron el seminario de Reinserción Escolar dirigido a los profesores de las escuelas de origen de los alumnos que enfrentaron un cáncer y que ahora deben volver a sus cursos y retomar sus estudios en una escuela regular.

¿Por qué hacemos reinserción?

Principalmente porque la tasa de sobrevida de los niños con cáncer en Chile tiene resultados de países de altos ingresos, gracias al trabajo entre el Estado, los privados y las ONG´s.  En nuestro país, el 75% de los niños con cáncer gana la batalla y eso significa que debe retomar su vida de la manera más normal posible.

Desde el año 1997 que Fundación Nuestros Hijos tiene Colegios Hospitalarios para dar continuidad de estudios a los niños con cáncer durante sus tratamientos y estamos trabajando fuertemente la reinserción escolar para evitar la deserción escolar.

Cuál es el objetivo de este seminario

Es preparar a los docentes que recibirán a los niños y aclarar sus dudas y temores en cuanto a los cuidados que debe tener el niño a la hora de reintegrarlo.

Se da esta capacitación desde una mirada holística multidisciplinaria en busca de acompañar y potenciar al docente como un líder en el proceso de reintegración del alumno con sus estudios, sus compañeros y todas las variables que pueden existir en este tránsito.

Ella es Maite

Maite Moyano es una niña que se reintegró este año al Colegio Carlos Oviedo de Maipú y lo ha hecho con gran éxito gracias al buen trabajo que se ha realizado entre el equipo de reinserción, el colegio y la familia de la niña.

Fabián Santibáñez, profesor de los Colegios Hospitalarios de Fundación Nuestros Hijos y parte del equipo de reinserción nos cuenta: “Maite tiene algunas secuelas físicas debido al cáncer que superó, pero en lo cognitivo es una niña muy inteligente y con las mismas capacidades que el resto de sus compañeros”.

Elizabeth Lara, profesora de Maite en el Colegio Carlos Oviedo: “ella ha podido superar sus necesidades en lo académico, en la convivencia con sus compañeros y ella siempre tiene ganas de participar, es súper empeñosa y cariñosa, lo que nos da más ganas de trabajar en conjunto para que tenga un desarrollo normal durante toda su vida”.

La mamá de Maite, Kasandra Hernández, nos dice: “estamos muy agradecidos de la Fundación, ya que nos ayudó a contactarnos con el Colegio para que Maite retomara su vida normal, comenzamos enviándole fotos y audios a sus compañeros, luego hicimos una convivencia y en ese momento ella se reencontró con todos sus compañeros y cambió su vida: empezó a estar más alegre, quería venir al colegio y comenzó a tomar fuerza nueva, aparte que ella ama a sus compañeros y el colegio la recibió muy bien y por eso estamos felices”.

Start typing and press Enter to search