Musicoterapia se integra a prestaciones del Centro de Rehabilitación

El grupo de voluntariado del Banco Santander nos incorporó en el financiamiento de sus proyectos de apoyo a la comunidad, permitiéndonos entregar nuevas alternativas terapéuticas para los niños, niñas y adolescentes que se rehabilitan en nuestra Fundación.   

La musicoterapia se suma como una nueva experiencia de tratamiento integral que podrán vivir de ahora en adelante los pacientes y terapeutas del Centro de Rehabilitación Oncológico (CROFNH), gracias a un proyecto de Santander Voluntarios, quienes a mediados de este año tomaron contacto con Fundación Nuestros Hijos indagando en qué áreas podrían colaborar con nuestra misión de dar una mejor calidad de vida a los niños, niñas y adolescentes con cáncer. Fue así cómo se gestó el proyecto de Musicoterapia, el cual consiste en la donación de un set completo de instrumentos musicales por un monto de un millón y medio pesos, más capacitación en musicoterapia para dos profesionales del CROFNH.

De esta manera, se incorpora desde ahora esta terapia dentro del conjunto de tratamientos terapeúticos que pueden recibir los niños, niñas y adolescentes que se atienden en el Centro de Rehabilitación de la Fundación.

En una primera fase, los instrumentos comenzarán a ser utilizados dentro de la terapia de fonoaudiología para posteriormente integrarse a las demás prestaciones que se entregan en el CROFNH.

Vera Celedón, Directora Técnica del CROFNH, expresó su satisfacción por este importante aporte señalando que “era uno de nuestros anhelos contar con musicoterapia, no estaba dentro de nuestro abanico de prestaciones de rehabilitación y contar con ella, nos permite seguir ampliando nuestra atención integral y de calidad para todos nuestros niños y niñas,  hemos recibido una donación de instrumentos y además, dos de nuestros fonoaudiólogos recibirán capacitación en musicoterapia. Esto nos permite ampliar nuestra gama de prestaciones, y a la vez, motivar a los niños para que logren mejorar su calidad de vida y logremos el objetivo final que es la inclusión social”, expresó la profesional.

La música eleva el espíritu

Por su parte, Rodrigo Ramírez, gestor del proyecto de Santander Voluntarios, señaló que escogieron a Fundación Nuestros Hijos motivados por el trabajo que realiza la institución con los niños y niñas desde edades muy tempranas. “Escogimos a Fundación Nuestros Hijos porque nos llega profundo al corazón, ver los efectos de la enfermedad en los niños, algunos tan chiquititos, eso nos conmovió mucho, y porque ésta es la Fundación más grande que ayuda a los niños con cáncer”. Además, Rodrigo destacó que dentro de las terapias alternativas, la musicoterapia ofrece muchas posibilidades para trabajar con los niños. “Atacar quizás otras necesidades que tienen los niños. La música es una manera entretenida que también los puede ayudar de varias formas, por ejemplo, al vocalizar, al cantar, puedes ayudar a trabajar los pulmones, al tocar los instrumentos ejercitas la parte física, y generalmente, la musicoterapia se hace en grupo, entonces también ayudas a los niños a socializar”, explicó Rodrigo Ramírez de Santander Voluntarios.