DOS NUEVAS SEÑALES DE ALERTA PARA DETECTAR EL CÁNCER EN NIÑOS

  • El rol de los padres es fundamental en el diagnóstico temprano, ya que 3 de cada 4 niños que padece de esta enfermedad logra recuperarse si recibe un tratamiento adecuado y a tiempo.

En el marco de Día Internacional del Cáncer Infantil, Fundación Nuestros Hijos, institución que asiste en Chile a niños oncológicos hace más de 25 años, anuncia en conjunto con la Sociedad Internacional de Pediatría Oncológica, Childhood Cancer International y Union for International Cancer Control, la existencia de dos nuevas señales de alerta para detectar a tiempo esta enfermedad en los menores.

En nuestro país, cerca de 500 nuevos casos se diagnostican cada año y, de detectarlo a tiempo, el 75% de los niños se recuperan si reciben un tratamiento adecuado. Es por esto que la doctora Marcela Zubieta, directora de Fundación Nuestros Hijos, es enfática en señalar la importancia de que los padres conozcan estas indicaciones y estén atentos a sus niños.

“En Chile, 3 de cada 4 niños que se enfrentan al cáncer logran sobrevivir. El problema más grande que tenemos, es que los niños llegan tarde a tratarse. Es necesario que los padres revisen el cuerpo de sus hijos de manera periódica y frente a cualquiera de estos signos consulten de inmediato con su pediatra”, enfatiza Dra. Zubieta.

“Fatiga, letargo y cambios en el comportamiento, tales como volverse retraído” y “mareos, pérdida de equilibrio o coordinación” son las dos nuevas señales que la institución quiso destacar en la conmemoración del Día Internacional del Cáncer Infantil, las que se suman a las 7 ya existentes:

 

  1. Palidez, moretones, sangrado o dolor de huesos en general.
  2. Masa o hinchazón – especialmente si no hay dolor y fiebre u otras señales de infección
  3. Pérdida de peso o fiebre inexplicables, tos persistente o dificultad para respirar, sudoración nocturna.
  4. Cambios en los ojos – pupila blanca, aparición de estrabismo, pérdida de la visión, moretones o hinchazón alrededor del ojo(s).
  5. Hinchazón abdominal.
  6. Dolores de cabeza, severos o inusualmente persistentes, vómitos (por la mañana o empeoramiento con el paso de los días).
  7. Dolor de extremidades o huesos, hinchazón sin traumas ni señales de infección.
  8. Fatiga, letargo y cambios en el comportamiento, tales como volverse retraído
  9. mareos, pérdida de equilibrio o coordinación

0