Colecta Nacional: el desconocido proceso que parte al caer la última moneda

Tras caer la última moneda en la alcancía del voluntario que se queda hasta el horario final del último día de la Colecta Nacional de Fundación Nuestros Hijos, comienza un tremendo trabajo que la mayoría de las personas desconoce.

La recolección de las alcancías de una colecta es un trabajo arduo y sistemático que necesita mucha dedicación en un plazo acotado por las normas que exige el Ministerio del Interior para este propósito.

Los “tarros” que los voluntarios tienen para recaudar las donaciones, están timbrados y foliados por los organismos estatales pertinentes y el proceso exige que estén todas las alcancías debidamente informadas una vez terminada la colecta. Si algún tarro se perdió o fue robado o cualquier percance que pueda haber sufrido, debe ser también informado.

Al ser una colecta de alcance nacional, las alcancías se reúnen en las principales ciudades del país y cada responsable de zona de la Fundación debe coordinar la visita de un ministro de fe de algún organismo del Estado, para proceder a la apertura de las alcancías y realizar así la contabilidad del contenido de cada una de ellas.

Una vez realizado este complejo proceso en todas las ciudades de Chile, se realiza la sumatoria por ciudad, región y se determina el monto nacional recaudado.

Actualmente estamos en el proceso de reunir todas las alcancías en las principales ciudades del país, para luego continuar con el siguiente paso que es la apertura de éstas ante la presencia de un ministro de fe, que certifica que están debidamente informadas todas las alcancías inscritas.

Esperamos conocer prontamente el resultado final de esta colecta y estamos esperanzados en poder alcanzar nuestra meta de 105 millones de pesos que nos permitirá continuar entregando el tratamiento de rehabilitación a los niños con cáncer de escasos recursos de nuestro país.

Start typing and press Enter to search