cancer-en-ninos.jpg

Tratamiento

Objetivo:

Conseguir la curación del paciente con mínimos efectos secundarios.

El cáncer puede tratarse con cirugía, radioterapia, quimioterapia y transplante de médula ósea.

El médico puede usar un método o una combinación de métodos, dependiendo del tipo y ubicación del cáncer, siguiendo el “protocolo” (esquema de tratamiento predeterminado, de cada una).

Lo importante del tratamiento es que se haga en forma completa y sin interrupciones.

Asimismo, se necesita apoyo psicológico, nutricional, transfusiones, tratamiento de las infecciones, manejo del dolor, manejo de los vómitos, entre otras ayudas.

1.Cirugía.

Se realiza en algunos tipos de tumores y en diferentes momentos del tratamiento según sea el caso. Lo importante es extirpar todo o la mayor parte del tumor maligno.

2. Quimioterapia.

Es el tratamiento con medicamentos o drogas llamadas quimioterápicas o antineoplásicos, destinado a matar las células que se encuentran en activa multiplicación, como son las células cancerosas.

La quimioterapia puede ser administrada vía oral (tabletas), intramuscular, intravenosa o intratecal (en la médula ósea) y debe administrarse estrictamente de acuerdo a un esquema internacional pre-establecido y probado llamado Protocolo, el cual es aplicado en cualquier centro de atención particular o del sistema público. La quimioterapia será indicada por Médicos Oncólogos y administrada por Enfermeras Universitarias entrenadas.

El medicamento administrado se distribuye en todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo, interfiriendo en el crecimiento de las células cancerosas para así destruirlas; estas células cancerosas, poseen gran velocidad de reproducción, lo que las hace sensibles a la acción de la quimioterapia.

3. Radioterapia.

En la radioterapia, la radiación de alta intensidad de los rayos X, rayos gama u otras fuentes, se utiliza para matar las células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores. Ciertos tipos de cáncer infantil se tratan con radioterapia, como por ejemplo los tumores cerebrales, el tumor de Wilms y los cánceres en la cabeza y el cuello.

Además de destruir las células cancerosas, la radioterapia puede dañar las células sanas. Las células sanas tienen más posibilidades de recuperarse de los efectos de la radiación. El grupo médico a cargo del cuidado de su hijo tomará todas las medidas necesarias para controlar que las dosis de radiación administrada sean las adecuadas para proteger el tejido sano.

4. Trasplante de Médula Ósea.

Un trasplante de médula ósea deposita células madre de médula ósea sana en el paciente. Éste reemplaza la médula ósea que no está funcionando correctamente o que ha sido destruid por quimioterapia o radiación. Este procedimiento no es una operación, es semejante a una transfusión de sangre.

5. ¿Qué duración tiene el tratamiento?

El tratamiento está dividido en ciclos y la duración es variable, dependiendo de:

-Tipo de cáncer
- Tiempo de respuesta a los efectos de la droga
- Tolerancia a la droga
- Efectos secundarios

6. ¿Cuáles son los efectos secundarios?

Efectos secundarios de la quimioterapia.

La quimioterapia, desgraciadamente, no sólo afecta a las células enfermas, sino que también afecta a células normales de crecimiento rápido del organismo, produciendo el llamado efecto secundario, colateral o tóxico. Éste se manifiesta, a modo de ejemplo, por:
Caída del pelo, vómitos, sangramientos, palidez o heridas en la boca. Estos efectos secundarios, generalmente, duran un período corto de tiempo, dependiendo de cada persona, sus condiciones generales, psicológicas y tipo de tratamiento y varían de una persona a otra. Los efectos sobre la médula ósea (plaquetas, glóbulos blancos o rojos) aparecen entre los 7 y 10 días después del primer día de tratamiento.

Efectos secundarios de la Radioterapia.

El objetivo principal de la radiación es destruir las células cancerosas, pero en el proceso también se afectan las células sanas. Este daño de las células sanas es el que desencadena los efectos secundarios de la radiación. La mayoría de éstos están relacionados con el área en tratamiento. Los efectos secundarios físicos de la radioterapia dependen de la dosis de radiación y el lugar en que se efectúa este tratamiento.Muchos pacientes no presentan efectos secundarios, pero aquellos que los sufren, los verán desaparecen con el tiempo. Por lo general, estos efectos no son serios y pueden controlarse con un tratamiento adecuado.

Los niños a los que se les administra radioterapia suelen sufrir efectos secundarios inmediatamente después de iniciar el tratamiento, como decaimiento, daños o cambios en la piel, entre otros.

volver